?> Justificación

El Tren Maya representa una oportunidad para repensar la planeación y el ordenamiento urbano y para atender los problemas que proliferan en sus ciudades, como el crecimiento urbano descontrolado, la congestión e inseguridad vial, la degradación del medio ambiente, entre otros. Así mismo, el tren no debe únicamente integrarse al paisaje y a la ciudad, sino impulsar el mejoramiento del entorno urbano en el que se encuentra. (ONU HABITAT, 2020).

Para ello se proyectó la realización de un Programa Parcial como un instrumento de planeación del desarrollo urbano alineado a la visión de la Nueva Agenda Urbana y de una Ciudad Sostenible (Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 de la Agenda 2030).

Por la magnitud de la obra de infraestructura y el sentido turístico y de carga del proyecto Tren Maya,  tenemos la oportunidad de generar un instrumento de planeación que permita tener como objetivo y sujeto de los esfuerzos de desarrollo, para potenciar el suelo, poniendo al centro a los habitantes y sus distintas dimensiones de requerimientos, no sólo económicos y de servicios básicos, sino también de desarrollo personal y de pertenencia activa de una colectividad. Contar con un modo de coordinar los esfuerzos, anticipando las necesidades y estableciendo un rumbo a partir de acciones colectivas